7 beneficios de la distribución ABC de tu almacén

La gestión de aprovisionamiento, materiales e inventarios

La ubicación de la mercancía en el almacén determina que el flujo de materiales dentro de las instalaciones sea eficiente. La forma en la que se reparte la carga a lo largo y ancho del almacén, así como en las propias estanterías repercute en los tiempos de ejecución de los pedidos, los tiempos de entrega a cliente, los costes de operativa o la gestión eficiente del espacio entre otros.

Organizar un almacén por ubicaciones fijas

Existen diferentes estrategias para gestionar los materiales e inventarios: gestión de ubicaciones fijas, almacén caótico y gestión mixta. En este artículo nos centraremos en las primeras, las ubicaciones fijas. Cuando se decide por esta estrategia, las ubicaciones se asocian a una mercancía concreta. De esta forma, los bultos siempre son ubicados y desubicados del mismo espacio. Así, cada vez que entra una nueva unidad, el operario recorre el mismo camino para alojar la mercancía o recogerla.

Pero, ¿qué pasa cuando los pedidos son de múltiples referencias y no existe una distribución ABC? Los operarios recorren cientos de metros buscando cada una de las referencias hasta completar el pedido. Si multiplicamos cada desplazamiento por todos los pedidos gestionados y por todos los operarios del almacén, los tiempos asociados a la operativa se disparan, reduciendo la eficiencia y aumentando los costes.

Para reducir este problema, el análisis de datos permite organizar la mercancía según criterios lógicos y eficientes que mejoren la operativa en tiempos y costes. Datos como el histórico de ventas o los atributos de cada artículo como el valor de inventario o la volumetría son variables de entrada en nuestro análisis. El resultado, es una solución basada en el principio de Pareto.

El principio de Pareto aplicado a la gestión de stocks

La distribución ABC parte de este principio de Pareto o regla del 80/20. Según este principio se establece que, de forma general y para un amplio número de fenómenos, aproximadamente el 80% de las consecuencias proviene del 20% de las causas.

Este principio aplicado en la distribución de la mercancía en los almacenes, permite establecer tres categorías:

  • Artículos o referencias A: En torno al 20% de las referencias representan aproximadamente el 80% de las ventas.

 

  • Artículos o referencias B: En torno al 30% de las referencias representan aproximadamente el 15% de las ventas.

 

  • Artículos o referencias C: En torno al 50% de las referencias representan sólo el 5% de las ventas.

Este criterio también es aplicable para clasificar las referencias en función del valor de inventario, márgenes de beneficios, devoluciones, etc.

Una vez clasificados los artículos mediante herramientas de análisis de datos (Business Intelligence)[ https://www.lis-solutions.es/blog/que-es-business-intelligence/], la distribución se realiza situando los artículos de alta rotación A cerca de los muelles de salida o en las zonas de fácil acceso para el operario. Inmediatamente después las referencias B y en las zonas más altas o alejadas de los muelles de salida las referencias C.

7 Beneficios de una distribución ABC en la gestión de stocks

La gestión de los stocks mediante herramientas de digitalización y decisión en la cadena de suministro permite garantizar suministros altos con costes sostenidos.

Tras aplicar esta solución en diversos proyectos y comprobar una mejoría creciente en el tiempo, podemos destacar siete beneficios de la distribución ABC:

  1. Reduce los tiempos y agiliza los desplazamientos en la operativa.

 

  1. Mejora el aprovechamiento del espacio: en las propias ubicaciones como en el conjunto de las instalaciones, utilizando el tipo de estantería que mejor se adapta en función del tipo de referencia A, B o C.

 

  1. Aumenta el control del stock evitando roturas y sobre estocajes.

 

  1. Reducción de la obsolescencia de inventarios: productos considerados A en un periodo pueden ser B en otro, incluso descatalogarse. Productos nuevos, modas o estacionalidad pueden provocar el efecto contrario.

 

  1. Reducción de costes: un mayor eficiencia en la ubicación de la carga así como en la gestión de los pedidos reducirá los costes asociados al número de recursos necesarios.

 

  1. Reducción de tiempos de entrega y mejora de los niveles de servicio al cliente: reducción de pedidos pendientes y pedidos en cartera gracias a la distribución basada en las demandas de los clientes.

 

  1. Permite combinar el criterio ABC con otras características de los artículos como peligrosidad, caducidad, temperatura, volumetría, etc. Potenciando las soluciones mediante criterios de distribución ABC XYZ.

 

Mediante el análisis de datos como el histórico de ventas o el valor de inventario podemos conseguir ahorrar tiempo y esfuerzo en las operaciones de gestión de almacenes.

Contáctanos y te ayudaremos

https://www.lis-solutions.es/contacto/

Deja un comentario

Open chat
1
¿Te ayudamos?
Bienvenido a LIS Solutions, Consultoría Logística !! Déjanos tu contacto y un experto se pondrá en contacto enseguida
Copy link
Powered by Social Snap