frigg_themes

¿Qué es el Business Intelligence?

En los últimos tiempos se están produciendo cambios muy importantes en el ámbito de la tecnología empresarial. Los avances tecnológicos han propiciado un drástico descenso de los costes de almacenamiento de los datos. Pero, ¿de que sirve esa enorme cantidad de datos si no podemos analizarla?

Responsables de empresas de todo el mundo, de todos los tamaños, se empiezan a hacer preguntas que, hasta hace no tanto tiempo, eran poco más que ciencia ficción, sólo al alcance de grandes multinacionales: ¿Cómo aprovechar toda esa información de manera que me permita tomar las decisiones correctas y, en definitiva, nos impulse a crecer? ¿Cómo poner orden en toda esa montaña de datos provenientes de múltiples sistemas heterogéneos para poder obtener información valiosa sobre cualquier ámbito o proceso de nuestra empresa?

En este escenario, conceptos como el Business Intelligence (conocido por sus siglas BI) es uno de los términos “de moda” que están en boca de cualquier responsable empresarial. Pero, ¿sabemos exactamente que es el Business Intelligence?

Un poco de historia de Business Intelligence

El término “inteligencia de negocio” fue empleado por primera vez en 1865 por Richard Millar Devens en su obra “Cyclopædia of Commercial and Business Anecdotes”. En ella contaba una anécdota en la que un banquero, Sir Henry Furnese, se lucraba al adquirir y utilizar información de contexto que recibía antes que sus competidores. Para ello, construyó una red de informadores que le facilitaban cualquier dato relevante para su actividad, la recopilaba y la utilizaba para guiar sus negocios.

La habilidad de recolectar información, tanto interna como externa, y decidir en base a ella sigue siendo hoy en día el corazón del BI.  El principio sigue siendo el mismo: ser el primero en obtener información, el primero en transformarla en conocimiento y el primero en utilizar ese conocimiento para guiar actividades empresariales.

La diferencia fundamental entre aquella inteligencia de negocio y la de nuestros días rádica, fundamentalmente, en su democratización. A mediados del siglo XIX muy pocos tenían los medios para acceder a la información a tiempo, analizarla y adelantarse a los hechos. Hoy en día, con los sistemas informáticos de que disponemos, esto ha cambiado radicalmente.

El Business Intelligence del siglo XXI

En nuestros días, entendemos por Business Intelligence el uso de estrategias y herramientas que sirven para transformar datos en bruto en información e información en conocimiento, con el objetivo de mejorar el proceso de toma de decisiones en una empresa. Al fin y al cabo se trata de optimizar el uso que las empresas hacen de sus datos y la información que poseen.

Como ya comentábamos al comienzo de este artículo, la cantidad de datos de que dispone la empresa cada vez es mayor: datos de clientes, de proveedores, del mercado y de sus competidores, pero también información de la propia empresa, como movimientos de almacén, históricos de ventas y gastos, incluso datos de sus empleados.

El concepto de Business Intelligence combina por tanto información interna y externa de muy diversa procedencia: los datos que recopila una empresa sobre su flujo logístico, por ejemplo, son inteligencia de negocio. Pero también lo es la información que nuestros clientes comparten con nostros en sus redes sociales, los datos provenientes de las líneas de producción IoT o un informe sobre un nuevo sector en la que la empresa quiere introducirse.

Entonces, ¿Qué aporta implantar un proyecto de Business Intelligence a la empresa?

La relevancia de la inteligencia de negocio para cualquier empresa, de cualquier tamaño, es incuestionable. No obstante la complejidad en recopilar los datos, procesarlos, transformarlos, limpiarlos, analizarlos y presentarlos de la forma adecuada no es baladí.

Esto es lo que ha llevado a la proliferación de herramientas específicas para Business Intelligence así como servicios de consultoría data driven, como los ofrecidos por LIS, que aportan alto valor añadido.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario